La Iniciación

62802_699262936756852_1751421888_n 30567_373586092753978_1914657223_n

 Introducción

• La Gran Logia de España es la Obediencia masónica mayoritaria en España, y el único Cuerpo Masónico que mantiene lazos de amistad y reconocimiento con todas las Grandes Logias regulares de todo el mundo. Con ellas comparte los antiguos principios de la Fraternidad masónica universal y su transmisión iniciática.

• La francmasonería universalmente reconocida agrupa a más de seis millones de miembros en todo el mundo.

• La Gran Logia de España tiene en la actualidad alrededor de 3.000 miembros distribuidos en 170 logias por toda la geografía del Estado que trabajan diferentes Ritos Masónicos: Emulación, Escocés Antiguo y Aceptado, York, Francés moderno, Escocés Rectificado, Rito Sueco, Schroeder.

Ingreso

El ingreso en la Francmasonería se fundamenta en una decisión libre, individual y responsable. La masonería no hace ningún tipo de proselitismo, por lo que cualquier solicitud debe emanar de la voluntad y el convencimiento del solicitante.

La Gran Logia de España es una institución absolutamente abierta a todas aquellas personas interesadas en saber algo más sobre la Francmasonería, sea por simple curiosidad, sea porque contemplan la posibilidad de solicitar su ingreso. Consideramos que es del todo recomendable disponer del suficiente conocimiento sobre los principios y finalidades de la Francmasonería para poder tomar una decisión libre y fundamentada.

Requisitos para ser Masón

009Toda persona que esté interesada en pertenecer a la Francmasonería ha de reunir los siguientes tres requisitos:

• Ser una persona LIBRE, puesto que la solicitud de iniciación a la Masonería ha de ser consecuencia de la innata libertad individual, lejos de toda presión, influencia, dependencia, o circunstancia que la coarte.

• Ser una persona DE BUENAS COSTUMBRES, es decir, digna de confianza, honrada en su vida privada, en su forma de trabajar, y de buena reputación.

• CREER EN UN PRINCIPIO SUPERIOR o Causa Primera de todo lo creado, al que se denomina comúnmente como Dios, y que los masones, respetando siempre la libertad del individuo ante cualquier creencia particular, nombran como Gran Arquitecto del Universo.

Además, para ser miembro es preciso ser varón, mayor de 21 años, sin distinción de nacionalidad, grupo social o religión, tener una mínima capacidad de comprensión de los conceptos filosóficos de la Orden y disponer de una “ciencia, arte, oficio, o renta” tal como expresan los antiguos lineamientos de la Orden.

Procedimiento de ingreso

Un candidato puede estar recomendado por un miembro de la Logia en la cual desea ingresar, o plantear su solicitud directamente a la Logia. Su solicitud es leída en una reunión y pasada a un comité compuesto por dos o tres miembros del Taller, quienes, por separado, entrevistan al peticionario con la finalidad de conocerse mutuamente, aclararle ideas y responder a sus posibles preguntas.

Después del informe de la comisión a la Logia, y si existe una solicitud en firme del peticionario, ésta es sometida a votación por sufragio secreto y universal de los miembros de la Logia y, en caso de ser aceptado, empieza el proceso que desembocará en su Iniciación y su ingreso en la Masonería como un miembro más de la Logia, sin más derechos y obligaciones que aquellos que vengan determinados por el grado masónico.

Pertenencia a la Orden

La pertenencia a la Orden conlleva derechos y obligaciones:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

• Disponer de cierto tiempo disponible para asistir a las reuniones y comisiones.

• Tener un medio de vida suficiente para poder practicar el método masónico, pagar las cuotas, y poder realizar modestas aportaciones a obras benéficas.

• Mantener una coherencia ética con sus ideales dentro y fuera de la Orden.

• Trabajar por el progreso moral, la razón, la justicia, la tolerancia, el amor al prójimo y una recta conciencia.

• Compromiso con la Orden y sus miembros de estudiar, asimilar y profundizar en los principios, valores, y antiguos usos de la francmasonería, con el fin de hacer efectivo el legado iniciático que se le transmite.

Cualquier miembro de la Masonería puede causar baja libremente, en su Logia o en la Obediencia, de forma inmediata. Aunque también es posible dejar de pertenecer a una jurisdicción masónica al ser excluido de ella como medida disciplinaria, ya sea por motivo de actos indignos en la vida privada, o por cometer alguna infracción reglamentaria propiamente masónica.

La pertenencia a la masonería no supone ningún tipo de ventaja material.

No están permitidas las discusiones ideológicas sobre política y religión.

La ceremonia de Iniciación

La ceremonia de Iniciación

Tomar la decisión de solicitar el ingreso en masonería regular significa que eliges libremente formar parte de una Logia masculina –de hombres libres, honrados y de buenas costumbres-, en la que serás iniciado, si te admiten, y en la que no pueden trabajar mujeres.

Ello no supone que las mujeres no puedan practicar la masonería, pueden hacerlo pero no dentro de la masonería regular. La razón de esta exclusión es de naturaleza histórica, pues en el siglo XVIII las mujeres no eran libres y entonces, como ahora, se requería ser libre, para poder ser iniciado.

La fidelidad a la tradición impide la incorporación de la mujer a la masonería regular, pero como hemos dicho, pueden practicar masonería en obediencias que admiten logias mixtas y en obediencias solo femeninas. Es una razón práctica, no de principios.

La Iniciación es la ceremonia más importante de tu futura trayectoria masónica que significará para ti un antes y un después. Revelar su contenido restaría el posible impacto de muchos de sus símbolos y enseñanzas,. Se trata de una experiencia muy personal que no deja indiferente a nadie, algo tan difícil de definir como el sabor de un buen vino o el placer de una experiencia. Es algo que debes experimentar tú mismo.

No sabes qué ocurre durante las “tenidas”, a pesar de haberte informado a través de libros o internet; sigue siendo un paso en la oscuridad, pero ello no detendrá al decidido.

Una decisión que solamente puedes tomar tú y  que merece ser bien meditada.